lunes, 20 de noviembre de 2017

¡ENSEÑANZAS DE VIDA QUE TE HARÁN MAS FUERTE!...


La mayor fuente de insatisfacciones no es la realidad, las adversidades o los obstáculos, sino nuestras expectativas. Somos nosotros nuestro principal enemigo porque, cuando nuestras expectativas son demasiado elevadas y no corresponden con la realidad, corremos el riesgo de venirnos abajo.

Sin embargo, para generar expectativas que guíen nuestros pasos por el buen camino, no basta con ser conscientes de nuestras potencialidades y limitaciones sino que también debemos tener una imagen realista del mundo que nos rodea.

Por eso, de vez en cuando es conveniente tener en mente algunas lecciones de vida, enseñanzas que pueden convertirnos en personas más fuertes o, cuanto menos, más conscientes y proactivas.



¿Cuáles son las enseñanzas de vida que siempre deberías tener presente?

1.  Puede que no exista un mañana

Es probable que ahora mismo haya alguien en el mundo planificando un mañana que no llegará. Es triste pero, a la misma vez, es terriblemente cierto. Todo lo que tenemos es el presente, así que es mejor que lo aprovechemos sabiamente, porque el futuro es incierto. 

2. La vida no es fácil

Para lograr que nuestros sueños se hagan realidad, debemos trabajar duro. El éxito se construye día tras día, no llega con golpes de suerte. Detrás de cada persona exitosa, siempre hay una historia de sacrificios. Cuanto antes comprendamos esa realidad, antes podremos poner manos a la obra.

3. No se puede controlar todo

La sensación de control nos hace sentir cómodo y seguros. Sin embargo, la mayoría de las cosas importantes de la vida, escapan a nuestro control. Eso implica que, en vez de invertir tiempo y esfuerzo en intentar controlarlas, es mejor aprender a aceptar la incertidumbre y desarrollar herramientas para lidiar con la inseguridad ante el futuro.

4. La información no es conocimiento

Tener información no significa, necesariamente, comprender. De hecho, las lecciones más importantes de la vida suelen provenir de la experiencia directa. Solo a través de nuestras vivencias podemos crecer y entender la verdadera magnitud de muchas cosas. Es necesario experimentar, caer y volver a levantarse.

5. Es imposible cambiar el pasado

Nadie puede volver atrás para empezar de nuevo, pero tenemos la posibilidad de comenzar hoy mismo a construir un nuevo final. De nada sirve lamentarse por lo ocurrido porque no podemos cambiarlo, pero podemos cambiar nuestra reacción ante ese evento. Recuerda que solo cuando aceptamos el pasado, nos liberamos de él y somos verdaderamente libres para construir un nuevo futuro.

6. No se obtiene, sin dar algo a cambio

Por mucho que la sociedad se haya empeñado en decirnos que podemos obtener todo lo que deseamos, lo cierto es que para lograr grandes cosas, para poner en práctica cambios trascendentales, siempre nos veremos obligados a renunciar a algo. Ir hacia adelante también implica dejar posesiones, costumbres o incluso personas en el pasado.



7. Siempre habrá personas que no nos agraden

Por mucho que nos esforcemos, siempre habrá personas que no estén de acuerdo con nuestras ideas o formas de actuar y que, a la postre, se convertirán en un obstáculo para alcanzar nuestras metas. Sin embargo, no tiene sentido quejarse o intentar agradarles, en su lugar, debemos concentrarnos en hacer lo que realmente nos satisface, siendo fieles a nuestros valores. No podemos caerles bien a todos, pero es importante que nos sintamos satisfechos con nosotros mismos.

8. El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

Tarde o temprano, el dolor tocará a nuestra puerta. La adversidad, la pérdida de personas queridas e incluso las enfermedades son inevitables. Sin embargo, podemos elegir cómo reaccionar ante esas circunstancias, podemos aprender de ellas y crecernos ante los problemas o, al contrario, podemos dejar que nos derroten. Recuerda que es en las grandes adversidades cuando descubrimos hasta dónde somos capaces de llegar.


martes, 31 de octubre de 2017

COMO SE ACUMULA LA BASURA EMOCIONAL...

Una mañana, sin saber cómo, te levantas totalmente desmotivado, sin ganas de hacer nada y con la horrible sensación de que no puedes más. La idea de tener que enfrentar otra jornada es tan extenuante que te agobia. Esta sensación es bastante común y prácticamente todos, en algún momento de nuestras vidas, la hemos experimentado ya que suele estar provocada por periodos de gran estrés en los cuales hemos ido acumulando mucha “BASURA EMOCIONAL”. 


La BASURA EMOCIONAL, se va acumulando cuando no logramos deshacernos de los resentimientos, la ira, el estrés y la frustración. Poco a poco, estos estados crecen dentro de nosotros hasta llegar a ocupar un espacio enorme y un buen día, sientes que estás repleto y que no tienes fuerzas para enfrentar los nuevos desafíos.

Ten presente que aunque la basura emocional no ocupa un espacio físico, al igual que sucede con la basura de nuestra casa, si no nos encargamos de purgar cada día los estados emocionales negativos, terminaremos llenos de insatisfacción y sin energía e incluso nos expondremos a sufrir un colapso emocional, pero ¿Cómo librarnos de ella?;


A continuación les dejo 5 pautas para eliminar la basura emocional:

1. Reajusta las expectativas. 

Las expectativas son nuestra mayor fuente de insatisfacción. De hecho, casi nunca somos conscientes de ellas pero a menudo esperamos demasiado de nosotros mismos y de los demás. Cuando nuestras expectativas no se cumplen, nos sentimos mal y esto nos sume en un estado de frustración que genera muchísima basura emocional. Por eso, el primer paso para mantener limpia nuestra mente consiste en revalorar nuestras expectativas en función de nuestros recursos actuales y, si es necesario, ajustarlas. Al contextualizar tus expectativas puedes replantearte tus objetivos y llegar a tu meta sin tanta presión.

2. Mantén una actitud positiva. 

La mayoría de las personas son conscientes de la importancia de enfrentar los problemas asumiendo una actitud positiva pero lo cierto es que casi nadie lo hace. Una buena estrategia consiste en llevar un diario de la positividad; es decir, al finalizar cada día, tendrás que escribir al menos tres cosas positivas que te hayan ocurrido, por muy irrelevantes que te parezcan. De esta forma irás creando el hábito de ver y darle importancia a los aspectos positivos de las situaciones, lo cual te llenará de energía y te dará fuerzas para enfrentar incluso las peores jornadas.

3. Sé proactivo. 

No basta con mirar dentro de sí y darse cuenta de toda la basura emocional que almacenamos porque esto solo nos hará sentir mal, es imprescindible actuar. Recuerda que la introspección sin la acción puede llegar a ser muy dañina porque nos sume en un círculo vicioso que conduce a la lamentación. En vez de quedarte sentado viendo cómo la basura emocional se amontona, ármate de valor y comienza a sacar poco a poco esos sentimientos negativos que te impiden sentirte pleno. Por ejemplo, puedes ayudarte de un especialista para que te ayude con el manejo de la ira, si este es tu principal problema, o aprender técnicas de relajación, si tu problema es la ansiedad. Recuerda que no podrás eliminar toda la basura emocional de un plumazo porque es probable que haya estado ahí durante meses o incluso años, pero si das un paso tras otro, paulatinamente, lograrás limpiar tu mente.

4. Acepta y deja ir. 

Una gran parte de la basura emocional que acumulamos proviene de errores del pasado que no hemos aceptado y que continúan pesando en nuestro presente. Cuando no logramos pasar la página, las experiencias pasadas nos siguen dañando y, ante el menor estímulo, los sentimientos negativos asociados a estas se vuelven a activar. Por ello, es fundamental mirar atrás y liberarnos de las culpas, las recriminaciones y las frustraciones. De la misma forma en que hacemos limpieza en casa, debemos hacer limpieza en nuestra mente. Analiza las situaciones pasadas que te perturban, pregúntate si las emociones que despiertan te reportan algo bueno y, si no es así, prepárate para dejar ir esas sensaciones desagradables.

5. Sal de tu zona de confort

Nuestra zona de confort es ese “lugar” en el que nos sentimos cómodos y seguros porque tenemos el control de lo que sucede. Sin embargo, para que las cosas sean diferentes hay que hacerlas de manera diferente. No es suficiente con que limpies la basura emocional si continúas con los viejos hábitos y vuelvas a llenarte de resentimiento. Salir de tu zona de confort te ayudará a ver la vida desde otra perspectiva, te llenará de buenas vibraciones y te dará la energía que necesitas para emprender nuevos proyectos.

RECORDEMOS:

"Nuestras acciones son resultados de nuestro pensamiento, por lo tanto ser negativo, hará que tu vida, también sea así"

lunes, 17 de julio de 2017

¡LOS NIÑOS TAMBIEN SUFREN DE ESTRÉS!



Cuando se habla de estrés infantil surgen un sinnúmero de preguntas, cuestiones, dudas, e inquietudes. ¿Cómo saber si mi hijo sufre estrés? ¿Cómo evitarlo o prevenirlo? ¿Qué tipos de estrés pueden atacar a los niños? El estrés afecta cada vez a más niños y debe tratarse cuanto antes para evitar que se convierta en enfermedad más tarde. Las señales que los niños están bajo estrés son las mismas que las de los adultos con la diferencia que los adultos la identifican pero los niños, no.

Los síntomas del estrés infantil son muy visibles, en la mayoría de las veces. Los niños que tienen estrés, suelen:

Sufrir de dolores de estómago y de cabeza, una y otra vez, como si fuesen algo crónico.

Mostrarse más enfadados, irritables o explosivos, pero hay otros que se retraen y se muestran distraídos y deprimidos.

Presentar problemas y trastornos en la alimentación. Muchas veces no quieren comer, y en otras comen pero sienten molestias en el estómago.

Presentar dificultades para conciliar el sueño.

Contraer todo tipo de enfermedad y con frecuencia.

Causas del estrés infantil

El estrés puede llegar a los niños por distintos caminos y causas por las que llegan a los adultos, solo se diferencian en la intensidad, el mundo, así como todo lo que ocurre en ello, por ejemplo, representa más amenazas a los niños que a los adultos; las prisas, el ajetreo, los atascos, el exceso de actividades, las presiones, las noticias no siempre agradables, asustan a los niños, todo cambia demasiado rápido y con mayor frecuencia para ellos.

Los desastres naturales, el divorcio de los padres, el nacimiento de un hermano el cambio de casa, el familiar enfermo, la inestabilidad del hogar, la soledad, los miedos, la muerte, así como la demasiada presión de los padres y del colegio por buenas notas, las prisas y exigencias, los cambios físicos, y las burlas de algún compañero, son algunas de variadas situaciones que pueden generar estrés en los niños.

El estrés es inevitable cuando los niños viven situaciones como estas y se encuentran con una baja autoestima, por esta razón es muy importante que brindemos a nuestros hijos cariño, compañía y cercanía. Que les ofrezcamos un clima de seguridad y de confianza. ¿Cómo? Hablando con ellos sobre lo bueno y lo malo, dándoles información apropiada para su edad, sobre sus emociones, el ambiente y las relaciones sociales. La demostración de interés sobre sus pensamientos, sentimientos, y reacciones también les ayudará a sentirse protegidos.

Aparte de eso, también se debe estimularles a que coman saludablemente, y que hagan ejercicio físico o algún deporte, con regularidad, y que descansen y se relajen, sobretodo; lo que NO es aconsejable hacer es quitar importancia a sus sentimientos y habilidades, debemos estimularles a manejar situaciones que ellos sean capaces, pero que evitan, tenemos que tratarles como los seres preciosos y valiosos que son.

lunes, 23 de enero de 2017

Sanación para tí y para todos con el Arcángel Rafael...


Hoy compartimos un decreto de salud y sanación con el Arcángel Rafael.
Amado Arcángel Rafael, médico del cielo…
Yo, (Ada Meléndez), te pido que me ayudes a canalizar la energía sanadora que hay en mi interior, a usarla conscientemente y a llevarla a cada órgano de mi cuerpo, a cada célula, a cada lugar que necesite sanación, en todos mis planos de existencias, en todos mis cuerpos ya sea físicos, espirituales, emocionales o mentales, ya sean de vidas pasadas como en el presente, que se reprograme ahora la luz sanadora de la que soy portador/a.
Ayúdame a llevar la sanación a cada ser que lo necesite, a cada lugar donde sea requerido, que se manifieste en todo momento esta luz de sanación y esperanza, de fe y amor.
Que se ancle en la Tierra el poder de la sanación en cada alma. Que cada corazón se ilumine en su verdad divina, que su propósito se realice ahora y se haga el plan divino de amor y sanación.
Ayúdame a ser un instrumento y un canal de luz, amor y sanación para la humanidad, que la luz de la verdad eterna, Arcángel Rafael, brille ahora en mi espíritu, cuerpo, mente y las emociones sean sanadas ahora desde el amor.
Que el rayo verde de la curación actúe ahora en todos mis campos energéticos, mentales, emocionales y físicos, pasados y presentes
También, derrama sobre todos y cada uno de mis familiares, amistades y todos los habitantes de este planeta tu rayo verde sanador para curar, aligerar y acelerar a la máxima potencia todas sus dolencias físicas y espirituales que están padeciendo, manifiesta la curación perfecta..
Ahora sanado/a estoy… desde el amor y la luz.
Hecho está.
Gracias… gracias… gracias…

sábado, 17 de diciembre de 2016

APRENDE A VIVIR ESTE DIA




Aprender a vivir el día a día es un arte, siempre estamos tratando de vivir todas las cosas al mismo tiempo, las penas, las alegrías, las tristezas, la felicidad y el amor.
Y por cada día que vivimos con todas esas mochilas que tanto nos pesan, dejamos de disfrutar la vida, la cual se supone deberíamos vivir en plenitud y en armonía. Ese día del que debiéramos disfrutar es hoy.

Deja las sombras del pasado y espera pacientemente el futuro, todo llega, nada queda detenido, no vivas en forma apresurada pues así sólo vivirás con tristezas ya que no dejarás paso a la felicidad.

Nuestras mochilas siempre están y estarán en nuestras vidas, ya es hora de deshacerse de las las mochilas de recuerdos y del dolor que en su momento te dejaron con el corazón destrozado. Hay que saber tirarla a un lugar donde no la encuentres. O en su defecto, guardarlas en el fondo de tu corazón, porque no se puede vivir sin pasado pero de ti depende que ese pasado lo tomes como experiencia y no lo hagas parte de tu vida hoy mismo.

Da un descanso a lo que quedó atrás y no fue grato para tu vida. ¿Para qué recordarle hoy? ¿Qué ganas con ello? Mejor guárdalo como en un rincón del alma… porque cuando piensas en ello duele y aún lo sientes en tu piel. ¡Olvídalo, eso fue AYER!
En nuestro interior siempre llevaremos mochilas en las que guardamos alegrías, ilusiones, penas y todos los sentimientos que nuestro corazón un día albergó. Algunas son bonitas y llenas de amor, pero al fin y al cabo también son mochilas y también pesan. Y entre una mochila y la otra, vivimos la vida agobiadas por el ayer, miedosas por el futuro, con demasiado peso para nuestras vidas.


Debemos aprender a soltar, a dejar que nuestro día a día pueda ser vivido de a poco y lentamente, con una cosa a la vez.

Si hoy estás feliz disfruta de ello, no temas, sólo vívelo, ya tendrás tiempo de buscar soluciones si algo sale mal; no te agobies pensando en el futuro. Lo que suceda el día de mañana es desconocido y eso puede asustar, pero hoy vives el día de hoy. Disfruta del día que estás viviendo hoy.

No llevemos todas nuestras cargas a la vez, no mires la carga del pasado ni la del mañana, porque te harán sufrir, nadie sabe qué no traerá el mañana, ¿para que sufrir por ello?

Las cosas del pasado no la podemos cambiar, pero podemos aprender de ellas, sirven como lección de vida. Nuestras experiencias nos enseñan, y pueden servirnos en el futuro así como en el día de hoy.

¿El mañana? Quien sabe qué será del futuro. Nadie conoce el día del mañana. Aun no se ha escrito, no se sabe como será, así que mejor no te angusties por el mañana, vive un día a la vez, serás más feliz así, y tus cargas serán mas livianas.

Lo único que debe contar para ti es el día de hoy, vívelo, es tu día, no habrá otro igual. Habrá días mejores o peores pero nunca uno igual -NO TE LO PIERDAS-

¿Para qué llevar todas nuestras cargas en un día?


Para nuestro bien, existe el día y la noche, gracias a lo que podemos recobrar nuestras fuerzas para poder enfrentar el mañana que también será un día nuevo e irrepetible. -Sólo tenemos un día en nuestras vidas- hagamos de nuestro hoy la más grandes y maravilla posible, soñemos, seamos felices, riamos y si sufrimos hagámoslo con la clara convicción que lo vamos a superar porque sólo así aprenderemos a vivir la vida…
Día a día, paso a paso…

Lo que no podemos hacer es pretender vivir una semana o un año a la vez, vivamos mejor el día de hoy.
¡SI SE PUEDE! ..VAMOS..VAMOS. ¡SI SE PUEDE!



miércoles, 7 de septiembre de 2016

BULLYING, ACOSO ESCOLAR...


El bullying, también conocido como acoso escolar, es una de las situaciones más duras con las que se pueden encontrar los adolescentes en la escuela, se trata de una forma de tortura en la que un chico o chica o un grupo de ellos someten a maltrato a un compañero. Cualquier forma de maltrato físico, psicológico o verbal que se ejerce sobre un escolar durante un tiempo prolongado está considerado bullying.
Los chicos o chicas que se ven sometidos a este tipo de acoso llegan a vivir aterrorizados, tienen pavor a ir a la escuela y en algunos casos llegan a tener depresión y pensamientos de suicidio que, en ocasiones, llevan a cabo. Son situaciones tan peligrosas que padres y maestros deben vigilar estrechamente para descubrirlas.

Aunque puede darse en niños de todas las edades, lo más frecuente es que ocurra en la adolescencia. Se considera que uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 16 años vive o ha vivido una situación cercana al bullyng como acosado o como acosador.

Tipos de bullying

·         Agresiones verbales. En este caso entrarían los insultos pero también cuando se habla mal de alguien o se expanden rumores malintencionados sobre un compañero.

·         Agresiones psicológicas. En este caso están las intimidaciones para provocar miedo y así conseguir que la víctima haga algo que no quiere hacer: entregar su dinero u objetos personales o cualquier otra cosa bajo coacción.

·         Agresiones físicas. Aquí entrarían las palizas o los simples golpes además de los robos o el destrozo de sus materiales u objetos.

·         Aislamiento social. Otra forma de bullying consiste en aislar a la víctima impidiéndole participar en las actividades de los compañeros de clase o, en algunos casos, dejando de hablarle y haciendo que los demás tampoco le hablen y se relacionen con él o ella.

·         Agresiones sexuales. En esta categoría están todas las agresiones que tienen como objetivo hacer que la víctima se sienta humillada o incómoda. La forma más frecuente del acoso sexual en la escuela es con la utilización de los celulares o las redes sociales.

·         Agresiones racistas. En algunos casos, la forma que utilizan los agresores son los insultos racistas cuando la víctima pertenece a alguna minoría como la latina.

Qué hacer si le ocurre a tu hijo:
Cuando un padre descubre que su hijo está implicado en un caso de bullying, ya sea como víctima o como agresor, debe actuar inmediatamente, lo primero que hay que hacer es avisar a la escuela, hablar con la dirección, con los consejeros y con los profesores. Y en los casos en los que se haya producido una agresión grave hay que denunciarlo a la policía.
Qué hacer si tu hijo es la víctima:
Los padres de chicos o chicas que son víctimas de bullying tienen que establecer con la escuela un plan para salir de esa situación y mantenerse en contacto continuo con consejeros y maestros para seguir la evolución del proceso.
Y hay que darle todo el apoyo a la víctima, habrá que explicarle y conseguir que entienda que él no es culpable de nada, que ha estado sometido a una situación de tortura y buscar fórmulas para restaurar su autoestima. En ocasiones puede ser necesaria la ayuda de un terapeuta.
Qué hacer si tu hijo es el acosador:
Las medidas que deben tomar los padres de los acosadores también exigen que se mantengan en comunicación con la escuela para seguir la evolución de la situación, de igual modo deben hacer entender a su hijo que el acoso es inaceptable e incluso puede ser un delito.
Qué hacer si tu hijo es un observador:
Es muy frecuente que en los casos de bullying exista una víctima, un acosador y un grupo de observadores, el grupo deamigos es una de las características de la adolescencia y hay veces que los chicos o chicas siguen a un líder sin importar lo que este haga.
Los padres de los chicos o chicas que se han convertido en observadores deben actuar igualmente, si tienen noticia de un caso de acoso deben comunicarlo a la escuela inmediatamente, explicando a su hijo lo que van a hacer y la importancia de hacerlo; y deben asegurarse, que su hijo comprende que la valentía y la madurez están precisamente en no callarse ante este tipo de situaciones.



lunes, 30 de mayo de 2016

¿PUEDEN OÍRNOS LAS PERSONAS EN ESTADO DE COMA?

¿Pueden oírnos las personas en estado de coma?, esta es una duda recurrente que una investigación publicada en la revista “Neurorehabilitation and Neural Repair” parece haber resuelto. Y la respuesta a la pregunta es “sí”, según los investigadores que han observado que los pacientes en coma, escucharon historias familiares que forman parte de sus recuerdos.

Comentan que las personas que están en coma aunque no pueden expresarse dicen que escuchan y sienten todo lo que les rodea, mi pregunta es ¿ellos están en camino entre la vida y la muerte? ¿Ellos están en ese plano distinto al que nos encontramos nosotros?...

Vamos a empezar por lo más sencillo y básico: Somos físico, cuerpo; y somos alma, espíritu, dos en uno; y a la vez, somos uno más uno, dicho de otra manera. El alma, que es etérea, no tiene materia, y necesita de ella, de lo concreto, para estar en la tierra y elige un vehículo para alojarse, el cuerpo. Ambos van juntos, sin embargo en algunos momentos, mientras el cuerpo descansa y se recupera, el alma sigue aprendiendo, viajando, comunicándose, y lo hace en el plano astral. 

El estado de coma, vendría a ser muy parecido al viaje astral, mientras el cuerpo descansa, se recupera de sus heridas, enfermedades, etc; el alma no está quieta. Puede ir adónde desee y relacionarse con quién quiera, vivir experiencias únicas y muy especiales, el estado de coma sería lo que se suele llamar una experiencia cercana a la muerte, estando vivos.

Algunas de las personas que han estado en coma, al volver a la unión con el cuerpo, es decir, lo que conocemos como, "al despertarse"; suelen contar qué han vivido y hecho durante el tiempo que ha durado su proceso, han estado viendo a sus familiares, médicos, han escuchado las conversaciones que había a su alrededor o en otro lugar, describiendo situaciones que aparentemente no podían conocer.

Otras personas, suelen relatar que creían estar muertos, y han vivido esta experiencia como el tránsito de la vida a la muerte. Han visto la luz, a sus seres queridos, a seres de luz o de más alta vibración y han charlado con ellos.

Algunos suelen contar que han recibido la orden de volver a casa, de retornar al cuerpo, pues todavía no era el momento de partir. En otros casos, la decisión de regresar es individual, porque aún no hay terminado de cerrar un ciclo, porque sus hijos son pequeños, porque aún tienen tareas pendientes de realizar, etc. 

Suele ser difícil explicar todo lo que han vivido y sentido, pues las palabras no abarcan todas las emociones vividas. Un rasgo común en casi todas estas vivencias es que han experimentado mucha paz y amor. Incluso algunos de ellos, se enfadaba al saber que tenían que regresar.

El ser cuando está en coma no experimenta dolor, ni sufrimiento físico, las emociones se viven de una manera menos intensa que cuando estamos encarnados. La conexión con uno mismo es casi total, teniendo un conocimiento de lo que sucede muchísimo mayor que el nuestro. 

Su nivel de conciencia se amplía y saben qué deben hacer o cómo trabajar el tiempo que les quede de vida. Podríamos hablar de vivir una segunda oportunidad estando vivos. De volver a nacer en vida, siendo mucho más conscientes de cuál es su misión o trabajo en la vida.

El vivir una experiencia de éste tipo, no suele dejar indiferente a quién lo vive, normalmente, al volver, cambian, entienden que la vida es un paso, un instante dentro de su propia eternidad. Su escala de valores también se transforma, siendo el amor una de las bases de su nueva vida. No suelen tener miedo a la muerte. Y a través de lo que han vivido, suelen ayudar a otros seres a vivir la vida con mayor plenitud y a disfrutar de ella.

Es cierto, que existe un pequeño porcentaje de personas que están en coma que no recuerdan nada de lo vivido o que su experiencia no ha sido agradable como el resto. En todo caso, la oportunidad de volver a poner en marcha su vida, sigue estando presente tanto para unos como para otros.

Cuando un ser está en coma, es importante saber que escuchan, entienden, oyen todo lo que les digamos aunque aparentemente no obtengamos una respuesta de ello, en alguna ocasión, si puede producirse alguna respuesta. Por eso, deberíamos ser cuidadosos con lo que comentamos delante de ellos. Podemos aprovechar estas ocasiones para expresar cuánto les queremos, lo que sentimos por ellos, podemos ponerles al día con lo que sucede, aunque seguramente estarán al tanto de lo que ocurre en su entorno y familia. Intentemos transmitir amor, cariño, que sepan que estamos a su lado.

Cuando se está en coma, cada ser, vivirá una experiencia personal y única, la que necesite para su aprendizaje. Recibirá la información precisa para su avance y progreso. Algunos al regresar contarán lo vivido, otros decidirán no compartir lo vivido. Todo es válido.

Creo que las personas en estado de coma, escuchan y sienten todo lo que pasa a su alrededor y lo digo por algunas experiencias que he tenido con personas cercanas, por ello la importancia real del acompañamiento de la familia, radica en el sentido humano que existe en el cariño y cuidado de su familiar; es necesario expresarles todo nuestro amor y hablarles para que puedan irse en paz.

¡Dios Bendiga, a todas aquellas personas que están atravesando estos momentos difíciles, y de el soporte necesario a las familias para poder sobrellevar esta etapa tan dura que les a tocado vivir!...